Al final de nuestro ministerio

Al final de nuestro ministerio

En busca de la oveja perdida

Share:
El final de nuestro ministerio no es el final de nuestra carrera, no podemos dormirnos en nuestros laureles, no podemos ignorar nuestro llamado esencial de glorificar a Dios en todo tiempo, de hacer avanzar el reino de Dios, de ser como Pablo ancianos y testigos de Cristo.
El final de nuestro ministerio no es el final de nuestra carrera, no podemos dormirnos en nuestros laureles, no podemos ignorar nuestro llamado esencial de glorificar a Dios en todo tiempo, de hacer avanzar el reino de Dios, de ser como Pablo ancianos y testigos de Cristo.